Historia / Edad Media

LA RECONQUISTA

Durante la Reconquista, la zona no quedó al margen de las luchas que se produjeron durante muchos años. A la caída del califato pasó a pertenecer al rey taifa de Coria y, más tarde, en 1161, al rey taifa de Cáceres.

En el siglo XII, el geógrafo musulmán El-Idrisi en la obra "Descripción de España" nos ofrece una de las primeras apariciones del nombre de Alcántara: "Kantara-as-Saif (el puente de la espada)".

Desde la Alta Edad Media entre los siglos XI y XIII, la situación fronteriza del actual territorio extremeño fortaleció su carácter militar. En estos años se produce la independencia de Portugal de la corona Castellano-Leonesa. El rey de León siente el temor de ver cortado su paso en la reconquista hacia el sur , si Portugal consolida sus fuerzas y une sus límites con los de Castilla. Fernando II, pues, decide adelantarse y reune a sus tropas en Salamanca en 1165 y al año siguiente ocupa la zona de Alcántara con ayuda del Conde Armengol VII de Urgel. Posteriormente volvió a manos sarracenas tras la contienda llevada a cabo por el caudillo almohade Abú-Jacob. La conquista definitiva por los cristianos se produce en 1213, en el reinado de Alfonso XI de León.

Ante la belicosidad que en estos momentos toma la reconquista, se hace necesario contar para la repoblación y afianzamiento de los enclaves logrados, con medios nuevos y distintos de los usados hasta entonces. Esa misión fué precisamente la llevada a cabo por las órdenes militares, cuyo papel en la incorporación de la submeseta sur , en general, y en Extremadura, en particular, fué uno de los hechos más decisivos de la historia de la región.

La formación del patrimonio de las órdenes militares en Extremadura es un fenómeno bien conocido en general, aunque la documentación presenta numerosas lagunas e insuficiencias que, en el caso de la Orden de Alcántara, serán difíciles de subsanar, pues sus fondos documentales medievales no se encuentran.

Se sabe que en 1217, Alfonso XI entrega la zona a la Orden de Calatrava. A ésta le pareció difícil defender por una parte los confines de Castilla, y por otra, los de León. Por ello, renunciaron a favor de la Orden de San Julián Del Pereiro, la cual había nacido en 1156 y tenía su sede en un castillo a orillas del río Coa, a unos 45 Km de Ciudad Rodrigo y a unos 22 de Sabugal, en Portugal.

Terminada la reconquista la zona nace con su nombre actual: Extremadura. En 1833 se hizo una división administrativa en la región en dos mitades. Del periodo de reconquista arrancan las tres diócesis en tierras Extremeñas (Badajoz, Coria y Plasencia) y las dos órdenes militares, la de Alcántara y la de Santiago.

Es en Extremadura donde Isabel se asienta firmemente en el trono, a raiz de la batalla de Albuera. Después de la conquista de Granada y el regreso de Colón de América es cuando comienza el nombre de Extremadura, el de sus ciudades y sus hombres a formar parte de la historia universal.