Mapa Interactivo

SIERRA DE SAN PEDRO

La Sierra de San Pedro está conformada por una alineación de pequeñas sierras paleozoicas que emergen sobre granitos pizarrales, pobladas de un denso matorral y bosque mediterráneo que albergan una relevante y variada fauna y vegetación. En la espesura de la Sierra de San Pedro se pueden observar muchas de las especies de fauna amenazadas de Europa; entre las que se encuentran una de las más famosas especies ibéricas: el Lobo (Canis Lupus).
Con una altitud media de 500-600 metros sobre el nivel del mar se alza la sierra. Son terrenos poco abruptos, con laderas cubiertas de una espesa vegetación natural, el bosque y el matorral mediterráneos. Sobresalen sin lugar a dudas los grandes canchales y roquedos que albergan una importante comunidad de vertebrados. En las inmediaciones de Santiago de Alcántara, sobresalen:
Cancho Gonzalez.
Cancho de la Grajera.
Cancho del Batán.


Fauna.
El ave más representativa de este ecosistema es el Buitre Leonado (Gyps Fulvus), más visible por la zona que el Buitre Negro ( Aegypius monachus), que utiliza estos canchos anteriormente citados para criar ya que no suelen construir nidos y aprovechan para ello, las repisas y covachas del cancho.

A menudo, acompañando a los buitres surcando el cielo se pueden ver a los Alimoches (Neophron percnopterus), es el más pequeño de los buitres, y el que primero acude a la carroña, junto a los cuervos, urracas y rabilargos. Es una ave migratoria, que a finales de agosto inicia su viaje a África para volver a Extremadura a principios de marzo.
Entre las grandes águilas destacar el Águila Perdicera ( Hieraetus Fasciatus), que puede llegar a capturar presas tan fuertes como zorros jóvenes. Es una de las rapaces en mayor peligro de extinción en Europa. El Águila imperial ibérica con 21 parejas que representa la mitad de la población regional, Águila Real, otras son: Gavilán, Azor, Alcotán, Ratonero común, Milano real, Milano negro....

Otras rapaces que merecen la pena destacar, es el Búho Real (Bubo Bubo), y la lechuza, cárabo y mochuelo que son rapaces nocturnas. El Búho Real de enormes ojos anaranjados y características plumas a modo de orejas, cualquier repisa del canchal le sirve para criar, pues no construye nido.
De las aves europeas, una de las mas raras y hermosas es la Cigüeña Negra (Ciconia Nigra), auténtica joya alada de los cielos extremeños, es una especie esquiva y bravía que precisa para vivir zonas solitarias donde la influencia humana no sea notoria.

Entre los acantilados rocosos también es curioso ver como vuelan a gran velocidad, los vencejos reales y aviones roqueros, en una incansable búsqueda de insectos.
Para terminar con las diferentes especies de aves, que supondrían casi un listado inacabable se citarán algunas de las abundantes especies insectívoras que con sus trinos alegran estos perdidos paisajes; como la Abubilla (Upa epops), el Críalo (Clamator glandarius), el Herrerillo común (Parus caeruleus), el Carbonero común (Parus major), varias especies de Currucas (Sylvia sp.), Pico picapinos (Dendrocopos major), Pico menor (Dendrocopos minor), Pito Real (Picus virilus), Chotacabras gris (Caprimulgus eurapeus), y un largo etc...

El bosque y matorral mediterráneo es muy rico en reptiles y anfibios, siendo una de las especies más características de estos parajes la Víbora hocicuda (Vipera latasti), junto a la que comparten biotopo otras Culebras como la de Herradura, de Escalera, Cogulla, Bastarda, etc...
Entre los Saurios destacan la Culebrilla ciega, la Lagartija ibérica, el Lagarto ocelado y el Eslizón ibérico. Sin olvidar los reptiles asociados a las masas de agua como el Galápago leproso, el Galápago europeo y la Culebra viperina.
Los anfibios están representados por la Tritón ibérico, Sapo partero ibérico, Sapo común, Sapo corredor, Sapo moteado, etc...
 
Dentro de los mamíferos por su indudable valor hay que citar en primer lugar al Lince ibérico y al Lobo, debido a su escasez. Otros mamíferos que habitan la sierra son: la Nutria, Meloncillo, Gato montés, Turón, Tejón, Garduña, Gineta, Topo, Ratón campestre, Lirón careto, Musaraña, Conejo, Liebre, Zorro, Jabalí, Ciervo, Murciélago de herradura, etc...


Flora.
La Sierra de San Pedro se encuadra dentro de la provincia corológica Luso-Extremadurense dentro del distrito de San Pedrino del subsector Oretano y en el subsector Cacereño. La vegetación típica correspondería a un bosque esclerófilo, perennifolio formado mayoritariamente por la Encina (Quercus Rotundifolia).
La Sierra de San Pedro presenta una cobertura casi continua de bosque y matorral mediterráneo.

Los encinares mediterráneos se ubican en las solanas de las sierras, mientras que en las umbrías aparece mejor representado el Alcornoque (Quercus suber). Muchos de estos bosques han sido transformados en superficies adehesadas que se asientan al pie de la sierra y en las llanuras que las rodean, en unas dehesas domina la Encina, mientras que en otras la especie arbórea dominante es el Alcornoque, y en algunos casos se presentan las dehesas mixtas de Encinas y Alcornoque.

En cuanto al matorral, se presenta en grandes manchones ocupando laderas y llanuras donde por causas antrópicas desapareció el bosque primitivo, incendios, cultivos marginales, talas abusivas, etc. Las especies más representativas del matorral San Pedrino son la Jara blanca (Cistus albidus), la Jara pringosa (Cistus ladanifer), el Jaguazo morisco (Cistus salviifolius), la Escoba (Cytisus multiflorus), el Madroño (Arbustus unedo), el Quejigo (Quercus faginea), la Ahulaga (Genista hinsurta), el Brezo (Erica sp.), el Cantueso (Lavandula stoechas), el Romero (Rosmarinus officinaris), el Mirto (Mirtus communnis), la Madreselva (Lonicera implexa), el Torvisco (Deaphne gnidium), la Cornicabra (Pistacia terebinthus), la Olivilla (Phllyrea angustifolia), el Majuelo (Crataegus monogyna), el Durillo (Viburnum tinus), etc...

En los cantiles de cuarcita que conforman las crestas de las sierras existe una vegetación adaptada a las especiales condiciones que reinan en estas áreas. Entre esta vegetación rupícola destacan las Clavelinas, Acederas, Dedaleras, Ombligo de venus, etc. que conviven con Enebros y Encinas y Alcornoques achaparrados.

Junto a la vegetación natural la Sierra de San Pedro presenta áreas repobladas de especies alóctonas: Eucaliptos y Pinos.